Paula Bornachea
Paula Bornachea
Paula Bornachea

La esclerosis múltiple es una enfermedad que puede diagnosticarse en hombres y mujeres en edad joven-adulta. Además de la incertidumbre del propio diagnóstico, también puede generar dudas de qué va a ocurrir con los acontecimientos más importantes del desarrollo de la vida: ¿voy a poder estudiar?, ¿voy a poder trabajar de lo que siempre he soñado?, ¿voy a poder formar una familia?, ¿voy a tener una pareja que me quiera con esta enfermedad?, y un sinfín de preguntas sin respuestas sobre qué podrás o no hacer. 

Es importante no renunciar a tus objetivos a la primera, sin haberlo intentado primero, pero también hay que ser realista de acuerdo a las circunstancias que te rodean en la actualidad. Sin anticiparse a ciertos acontecimientos que pueden pasar, pero que también, no pueden pasar y lo único que se genera con ese posible pronóstico, es un estrés por algo que todavía no ha ocurrido. También es posible que haya que variar los objetivos inicialmente propuestos, porque las circunstancias han cambiado, porque la motivación no es la misma o simplemente porque requiere de un esfuerzo que en ese momento no te apetece llevar a cabo. Pueden ser múltiples estas razones, todas son válidas para cada persona, si cree que es lo mejor para ella. 

Lo que va a pasar no lo sabe nadie, ni nuestra evolución, ni cómo vamos a estar dentro de varios años, ni si vamos a conseguir nuestros objetivos, ni si en un futuro van a ser los mismos que ahora. Es verdad que con una enfermedad todo se vuelve más incierto, pero el futuro de una persona también es dudoso, en ambos casos no siempre ocurre lo que uno piensa que va a ocurrir ni cómo va a ocurrir. 

Mientras esperamos a que nuestro futuro vaya aconteciendo, lo mejor es hacer planes a corto-medio plazo, sin grandes pretensiones, siendo realistas y sobre todo viviendo el presente sin estar muy pendientes de lo que pueda pasar. 

Paula Bornachea