Recaídas y remisión

Aproximadamente el 85 % de las personas que tienen EM experimentan recaídas y remisiones. A continuación, vamos a echar un vistazo a lo que son, qué esperar y cómo pueden tratarse. 


“Durante mi primera recaída importante me dieron la baja laboral y me hizo sentirme muy enfadada porque no podía hacer nada por mí misma.” – Hanna, Vivir con MS

Datos generales: recaídas frente a remisión

Por si no estás familiarizado con los términos…

  • Una recaída es un periodo de tiempo en el que aparecen síntomas nuevos o antiguos. Estos pueden durar de días a meses
  • Periodos de remisión son los intervalos de tiempo que hay después de una recaída cuando los síntomas remiten
¿Qué es una recaída?

Una recaída es la aparición de síntomas nuevos o la reaparición de síntomas antiguos, que después desaparecen, ya sea parcial o completamente. 


Pueden tener una duración de solo 24 horas, pero pueden llegar a prolongarse un par de semanas o más.

¿Cómo puedo saber si estoy teniendo una recaída?

Para asegurarte de que tus síntomas son una recaída de la EM, algunas de las cosas que tu médico o enfermero/a comprobará son si:

  • Tus síntomas de EM han durado al menos 24 horas.
  • No tienes fiebre ni infección.
  • Tus síntomas de EM se produjeron al menos de 30 días después de que empezase una recaída anterior. 
  • No hay otro motivo para tus síntomas de EM, tales como un efecto secundario de cualquier tratamiento que estés tomando.
¿Cómo se tratan las recaídas de EM?

Al igual que sucede con la mayoría de los aspectos de la EM, no hay dos recaídas que sean iguales. Las recaídas varían en cuanto a su gravedad y al daño que causan al sistema nervioso. Existen dos tipos principales de tratamiento:

  • Corticoesteroides [Enlace a: definición de corticoesteroides en el glosario]: pueden ayudar a que te sientas mejor, pero no ralentizan ni evitan el daño que la EM está causando a largo plazo (también llamado progresión de la enfermedad) 
  • Tratamientos modificadores de la enfermedad (TME): los TME actúan ralentizando, o incluso evitando, el daño causado por la EM, ralentizando la progresión de la discapacidad y reduciendo el número de recaídas de EM 
  • Puede ser una buena idea anotar las recaídas y los síntomas de tu EM. Esto puede ayudarte a hacer un seguimiento de los cambios y a mantener informado a tu médico o enfermero sobre cómo te encuentras. 

-    Recuerda, siempre es mejor que hables con tu médico o enfermero/a si tienes algún síntoma, especialmente si es severo o si empeora con el paso del tiempo.
-    Es también importante que anotes los cambios más pequeños ya que puedes llegar a habituarte a ellos con el paso del tiempo, pero pueden acumularse y tener un gran impacto en tu vida diaria y bienestar.
-    Tu médico o enfermero/a también pueden ayudarte a saber si has tenido o no una recaída

¿Qué es una remisión?

Una recaída es un reflejo de los daños en tu sistema nervioso central (SNC). Si tienes EM remitente recurrente (EMRR), una recaída de la EM estará seguida por un periodo de recuperación durante el cual los síntomas desaparecen o mejoran. Este periodo en el que te sientes mejor se llama una remisión. Incluso aunque tus síntomas pueden haber desaparecido, la EM puede seguir causando daño al cerebro durante los periodos de remisión. 

Bibliografía