Controlar el cerebro en la EM

Tu médico o enfermero/a querrá llevar un control de cómo se está desarrollando tu EM ya que es una parte importante a la hora de tratarla. Saber si tu enfermedad está bajo control, o si está empeorando, es especialmente útil para entender cómo está funcionando tu tratamiento. 

Datos generales

Hay distintas formas de controlar tu EM y de ver cómo está evolucionando con el paso del tiempo (o cómo está progresando). Se dividen en dos tipos:

  • Mediciones basadas en tus síntomas de EM
  • Mediciones basadas en lo que está pasando en tu cerebro 

Por lo general, tu médico o enfermero/a utilizará una combinación de estas mediciones para obtener una visión completa de cómo está progresando tu EM. 

Control del cerebro en la EM

Ver lo que está pasando en tu cerebro se ha vuelto mucho más fácil desde que se inventó la resonancia magnética (RM). La RM es ahora una de las herramientas más útiles para hacer un seguimiento de la EM y de saber cómo está funcionando un tratamiento. 


La RM funciona usando potentes campos magnéticos y ondas de radio para crear una imagen detallada del cerebro y la médula espinal. 


Tu médico o enfermero/a pueden utilizar estas exploraciones para ver el tamaño y el número de lesiones en tu sistema nervioso central. Al comparar tu RM con exploraciones anteriores, pueden saber si tu EM está estable o activa y, lo que es más importante, si tu tratamiento actual está funcionando. 

¿Qué ocurre durante una RM?

Puede que ya te hayan hecho antes una RM, pero es algo que a veces provoca ansiedad en algunas personas. A continuación puedes ver información que te explica qué puedes esperar…


Cuando te sometas a una exploración tendrás que tumbarte en una camilla que se introduce en un tubo granderodeado por un imán circular. Debido a este imán, te pedirán que te quites todos los objetos metálicos del cuerpo, incluyendo joyas, piercings, audífonos y prótesis dentales. 


También te preguntarán si tienes algún dispositivo médico que contenga algún objeto metálico, como un marcapasos, un dispositivo intrauterino de cobre (DIU), prótesis en las articulaciones, o si tienes alguna rotura ósea que haya sido corregida con tornillos o clavos de metal. Pero no te preocupes, tener metal en el cuerpo no significa necesariamente que no puedan hacerte una RM. El personal médico evaluará si puede seguir adelante con el procedimiento y puede tomar las precauciones necesarias para garantizar tu seguridad. 


Antes o durante la exploración, puede que te administren una inyección con un tipo de líquido, que hace que cualquier lesión activa sea visible en una exploración. Este líquido es un tipo de contraste llamado gadolinio. Si las inyecciones te ponen nervioso díselo a tu médico o enfermero/a para que puedan tranquilizarte y hacer que te sientas cómodo. También es una buena idea informar al técnico si estás embarazada o piensas que podrías estarlo, o si estás en periodo de lactancia.


Se tarda de unos 30 minutos a una hora en realizar las diferentes pruebas. Puede ser bastante ruidoso, pero el técnico que maneja el escáner podrá escucharte y hablar contigo, por lo que podréis comunicaros en cualquier momento. Cuando el escáner esté realizando la exploración, el técnico te pedirá que permanezcas lo más quieto posible para que pueda obtener una imagen clara. Si la idea de estar tumbado en el escáner te preocupa, díselo al técnico para que pueda hacer que la experiencia sea más agradable para ti. 

Consejos para la realización de la RM

Para algunas personas hacerse una RM puede ser una experiencia difícil. Estar en una sala fría y en un espacio relativamente confinado puede ser incómodo. Puede ser incluso un mayor reto si sufres rigidez y experimentas dolor al permanecer en la misma posición durante mucho tiempo. 


No dudes en compartir cualquier duda que puedas tener con el técnico que hace la RM ya que puede hacer que la experiencia sea más agradable para ti, por ejemplo, dividiendo la exploración en segmentos más cortos. Si someterte a una RM te provoca cierta ansiedad puedes realizar algunas técnicas de relajación que pueden ayudarte a tener una experiencia más relajada. Puedes obtener más información sobre meditación (mindfulness) y relajación aquí. 


Los escáneres de RM son aparatos grandes y a menudo están en salas grandes que pueden estar bastante frías, por lo que puede que quieras llevar ropa de abrigo a tu cita, pero recuerda que debes elegir algo sin botones ni cremalleras metálicas. 

Hablar sobre la exploración con mi médico o enfermero

Después de que finalice la RM, enviarán los resultados a tu médico o enfermero/a y comentarán contigo los resultados en la próxima cita. Con estas exploraciones, tu médico o enfermero/a podrá buscar diferentes signos de daño, incluyendo:

  • El número y tamaño de las lesiones 
  • La localización de las lesiones 
  • Si las lesiones están activas 
  • El grado de atrofia cerebral (reducción del tamaño). De todas formas, para medir esto se necesita un escáner de RM especial y todavía no están disponibles en todos los centros

Las RM son especialmente importantes, ya que pueden detectar lesiones que están vinculadas a los síntomas, así como cualquier lesión silenciosa que puede que se produzca incluso si te sientes bien y no tienes síntomas ni recaídas.

Enlaces útiles