Dolor y fatiga

Fatiga
Para algunas de las personas que tienen EM la fatiga o el cansancio extenuante es el síntoma que más les afecta. La fatiga no es un tipo normal de cansancio que sientes al final de un día ajetreado, al contrario, es un cansancio extremo, sin causa obvia. Las personas que tienen EM suelen tener cambios en su fatiga a lo largo del día o de la semana. También puede afectar a cosas que podrías no esperar, por ejemplo: 

  1. Hacer que sientas las extremidades pesadas y más difíciles de controlar, lo que dificulta sujetar objetos o escribir.
  2. Contribuir a problemas de equilibrio.
  3. Contribuir a problemas de visión.
  4. Hacer que te resulte difícil concentrarte.

“Estoy aislada debido a la fatiga extrema. Sin fuerzas en la cama debido a la fatiga. No sé qué hacer.” - Amy, Vivir con esclerosis múltiple (EM)

Manejo de la fatiga

La fatiga puede tener un impacto importante en tu vida y puede ser frustrante explicárselo a los que te rodean. Echa un vistazo a nuestra página sobre cómo puedes obtener el apoyo de las personas que te rodean aquí [Enlace a: Página de Día a día: vida familiar y social]. Una de las maneras de manejar la fatiga es intentar mejorar los problemas de sueño que puedas tener. Tu médico o enfermero/a podrían sugerirte que dejes de tomar ciertos tratamientos o que hagas ejercicio físico adecuado o ajustes tus horas de trabajo. O si descubres que tu fatiga empeora en determinados momentos o después de ciertas actividades, intenta llevar un diario para que te pueda ayudar cuando hables con tu médico o enfermero/a. 

Dolor

El dolor es un síntoma frecuente en las personas que tienen EM y puede ser uno de los más difíciles de manejar. Las personas pueden describir y experimentar el dolor de diferentes maneras. Algunas personas pueden sentir opresión, compresión, frío, calor, punzadas, o quemazón y otras describen una opresión en el pecho, a veces denominado el abrazo de la EM. Sufrir dolor puede ser una experiencia agotadora y emocional, que puede provocar un gran sufrimiento y miedo. 

Manejo del dolor

El dolor es un síntoma frecuente de la EM y puedes experimentarlo por una serie de motivos. Es posible que estés compensando la debilidad muscular abusando de otros músculos, lo que puede acabar causando dolor. Puedes experimentar dolor asociado al daño nervioso, denominado dolor neuropático, que puede provocar dolor por cosas que no suelen provocarlo. 


Dependiendo de tu dolor y preferencias, tu médico o enfermero/a pueden recomendarte analgésicos de venta sin receta o con receta, ejercicio, tratamiento con masajes, terapia cognitivo-conductual o técnicas de relajación. 

Enlaces útiles