Síntomas íntimos

Las personas que tienen EM pueden experimentar una variedad de síntomas íntimos, lo que incluye problemas de vejiga, intestinales y sexuales. A continuación, presentamos cada uno y cómo pueden manejarse...

Problemas de vejiga e intestinales

Las personas que tienen EM pueden sentir que los problemas de vejiga e intestinales limitan sus actividades diarias. Pueden hacer que salir de casa sea una experiencia estresante que requiere mucha planificación y preparación. 


Las personas que tienen EM pueden experimentar dos tipos de problemas de vejiga: 

  1. La vejiga puede luchar para retener la orina, lo que puede hacer que sientas la necesidad de tener que orinar con frecuencia y, a veces, sin previo aviso.
  2. La vejiga podría no ser capaz de vaciarse completamente lo que también puede hacer que necesites ir a orinar con frecuencia.

Puedes experimentar uno y no el otro, o podrías experimentar ambos. 


Las personas que tienen EM son más propensas a experimentar estreñimiento que incontinencia intestinal, pero ambos pueden estar relacionados. 

Manejo de los problemas de vejiga

Si experimentas problemas de vejiga como la necesidad incontrolable de orinar o la incapacidad para vaciar la vejiga puede que te de vergüenza hablar sobre ello. Sin embargo, es una buena idea hablar con tu médico o enfermero/a, ya que podrían ayudarte a encontrar una solución que te funcione.


Si los problemas de vejiga afectan considerablemente a tu vida, existen tratamientos médicos eficaces que te pueden ayudar, así como maneras de tratar los problemas a los que te enfrentas cada día. Estas soluciones pueden incluir compresas para la incontinencia, la auto-cateterización urinaria o la cateterización intermitente realizada por un profesional que podrían darte algo de independencia. Habla con tu médico o enfermero/a si tienes algún problema, ellos podrían ayudarte a encontrar una solución que te funcione. 

Disfunción sexual

Vivir con EM puede ser estresante, puede poner presión a tus relaciones y desencadenar diversos síntomas. Puede ser que la EM afecte a tu vida sexual, causando una serie de problemas que van desde la falta de interés a la pérdida de sensibilidad. Algunos síntomas pueden ser un resultado directo de los daños que la EM está causando a la capa de mielina [Enlace a: definición de mielina en el glosario] de tus nervios. Estos síntomas incluyen: disminución del deseo sexual, disfunción eréctil y un cambio en las sensaciones genitales. Sin embargo, podrías experimentar problemas sexuales como consecuencia de otros síntomas de la EM. Por ejemplo, la fatiga puede disminuir el deseo sexual y la depresión puede causar disfunción sexual. 

Manejo de los problemas sexuales

Puede resultarte embarazoso hablar de tus problemas sexuales, pero pueden tener un impacto real en tu relación. Si tienes problemas, habla con tu médico o enfermero/a ya que existen diversas formas de tratar estos problemas. En las mujeres, el tratamiento tiene como objetivo reducir el dolor durante las relaciones sexuales y mejorar los problemas de sensibilidad o lubricación. En los hombres, la disfunción eréctil puede resolverse de diversas formas, como con terapias conversacionales y con ciertos tratamientos. 

Enlaces útiles